lunes, 15 de enero de 2007


Estos dos señores que comparten algo más que el mismo gusto para las corbatas, por desgracia, saben también, echarle la misma cara (de circunstancia). El alumno, a la izquierda, solo en la fotografía por supuesto, por parecer más inferior, era tiempo atrás la sombra del de más a la derecha. Si se tratara de dos desconocidos, podríamos definirlos como los dalton en versión parlamentaria, el pequeño dalton que ahora no consigo acordarme del nombre, levanta las cejas, mira de reojo, porqué negarlo de forma graciosa, aunque ninguna gracia me hagan, y sostiene con la mano derecha, como no podría ser de otra forma una gafas con aire de intelectualidad, solo con aire. Abaral, el hermano mayor solo de tamaño, a su izquierda intenta sin conseguirlo imitar a su hermano, de partido, mayor de edad y de rango. Con el mismo gesto facial pero sin poner el aire, de intelectualidad. Las cosas han cambiado desde esta fotografía, el futuro se ve reflejado en su peinado, vemos a Aznar como traza una línea y echa esta melena poderosa de la derecha diluyéndose a la izquierda, sin llegar nunca a definir nada en ese lado, en la derecha lo deja todo muy claro. En cambio Rajoy, tiene una trazada a la inversa, de centro a derecha, como la que ha seguido, pero su línea de inicio no es definida ni exacta. Esté fin de semana, gracias a la movilización ciudadana, hemos podido observar que el camino que han seguido estos dos personajes, ha sido hacía la derecha, muy a la derecha, sobre todo el alumno, creyente de que solo si gira y vuelve a girar hacía ese mismo lado encontrará lo que tanto anda buscando, el poder, el gobierno. Si tomáramos la misma fotografía hoy, tendríamos dudas sobre cuál poner a la derecha y a cuál más el centro-dercha, pero una cosa estaría clara, los dos tendrían que ponerse la tendencia melenera del maestro, así que ya sabe Rajoy, solo le queda cambiarse el peinado para superarlo, que difícil lo tenia sin estar en el gobierno y sin mayoria absoluta, pero solo con un pequeño cambio de imagen puede conseguirlo, el tema del bigote, no se lo aconsejo, dejaría sus orejas al descubierto y frenaría menos esas gotas de saliva que de vez en cuando se le escapan, intente también esporádicamente jugar, con ese estilo que tenía su maestro con las gafas, puede conseguirlo, ahora ya es solo cuestión de imagen.

6 comentarios:

truman dijo...

Si senyor!!ironic i punyent!Quanta raó en dir que tenim clar que lo seu és la dreta, la dreta més rància i més innoble.Aquella que només persegueix el poder sense importar-li com aconseguir-lo.Passant per damunt de la pau i la llibertat de l'esser humà.Al cap i a la fi, que els importa a ells tot això?

Alfons dijo...

No m'ho puc creure, si aconseguírem fama universal amb aquest nom, i no t'enracordes?! Això no pot ser!
El nom del gran dels Daltons no és altra que Joe... Joe Dalton.

Bon text i bona metàfora la dels Dalton. Amb en Zaplana i l'Acebes ja tenim els 4 bàndals de tres al quatre.

ori dijo...

M'imagino al ZP, cavalgant el seu veloç caball, amb el seu insaparable gos. Bang Bang lucki luck! Déu ni do com està la política Espanyola, i la francesa tampoc esta gens malament, ara que al Sarkozy ja no hi ha qui el pari... En fi, fan falta més lucki lucks!

Anónimo dijo...

fe d'errates caball -> cavall!!

JouMcQueen dijo...

gracies a tots i totes, con un buen foto montaje anda que no...
fins aviat.

joel dijo...

En Derek Zoolander tampoc sabia més que girar a la dreta.
Molt encertat l'escrit i Déu ni dó amb el debat parlamentari del dilluns. Si el PP guanya, emigro!!!