domingo, 30 de diciembre de 2012

La excusa.


Excusas,
Excusas para adorar,
Para negar, para adúlteros,
O para los complejos.
Excusas,
Excusas para volver a descender,
Para no alzarse, para no creer,
O para arrodillarse.
Excusas,
Excusas de mal pagador.
Excusas para no excusarse,
De causas no perdidas,
De vidas ya vividas.
Excusas,
Excusas absurdas,
Baratas, falsas,
Excusas, excusas, excusas.
Te excusas.
Con excusas.
Con cuentos de pan y pimientos.
Subterfugio agrio. 

jueves, 27 de diciembre de 2012

Soñar.


Descubrí que lo que estaba soñando era un sueño porqué de repente era un escritor famoso. Si hubiera podido elegir, ya que se trataba de mí sueño, hubiera preferido ser un rockero con su ratito de mala vida, para dos o tres horas supongo que me hubiera divertido más. Pero no, no sé porqué, a menudo, el subconsciente nos engaña llevándonos allí donde él quiere. Un escritor famoso. Sentado en una silla, en medio de una feria del libro en una plaza de armas, bajo un estante rotulado con mi nombre. Y no era Jou McQueen. Lo de famoso lo digo después de ver que la gente se acercaba a mí, conociendo mi nombre y mí  obra, a la vez, una obra que nunca he escrito y a saber si nunca escribiré. Me sentía, estando dormido desertor de esa vida que estaba soñando.
Únicamente, trataba de ser atento con la gente que se acercaba con un ejemplar del libro que aún no he escrito, para que les hiciera una dedicatoria cercana. Casi todos, querían una frase, como si nos conociéramos de una vida, que como esta, jamás he vivido. Y no paraba de firmar libros, con frases y autógrafos como quién sella cartas rutinariamente, con una sonrisa y una mirada de complicidad hacía esos fans, de una época perdida en un lugar que creo nunca sabré encontrar.  Hasta que en un momento concreto del crepúsculo (¿desconozco si escribir estas palabras te hace mejor escritor?) cuando el anochecer hacía engañar mi estomago con una comida que no hacía mucho había tomado, se acerco ella ¿Y quién era ella? Ella era una mirada, un gesto, una melena en movimiento por una brisa suave, y sobre todo, una sonrisa. Unas suaves palabras, un recuerdo, una imaginación, una quimera o un deseo. Ella, eran mil mujeres en una, una y mil mujeres. Ella, era la renta del amor, los beneficios de todo lo que quiero.  Era lo que es.  Y me pidió un sello, un autógrafo, una firma, como si no nos conociéramos de nada, ni de mil conversaciones, ni de dos millones de preguntas, ni de una infinidad de respuestas y de más amaneceres.  Y firmé, como vengo firmando deudas, cheques, nominas, papeles bancarios, de hospitales, de seguros o de multas por pilotar como entre cenizas.  Agarró su libro del cuál y por suerte no recuerdo el titulo. Me sentiría condenado a escribir sobre eso y a más, ponerle ese encabezamiento aunque lo que haga sea un diccionario. Si es, que algún día hago algo sea o no interesante. Y se alejo. Y mientras se alejaba no pude más que gritarle: Princesa errante. No voy a besarte.   

Felices Fiestas y un feliz 2.013 para todos los compañeros que aquí encontráis una distracción.       

Vengo de donde no me pertenece:
El lugar el cuál habito.
Un poco más abajo de donde baje,
Y con el hábito del lugar. 

sábado, 15 de diciembre de 2012

Yo también


La vida en la ciudad, hace, que en el momento que tus hijos tengan cierta edad empieces a pasar bastante tiempo sentado en el banco de algún parque infantil. Observando como juegan en ese bosque, barco, laberinto o lo que pueda ser, siempre artificial, un sucedáneo. Para una persona bastante solitaria como yo, eso, es, sin duda, contraproducente.  Te relaciones incluso sin querer con gente que no conoces de nada y para nada quieras conocer. Con suerte, normalmente, son madres. Si es así, es mucho mejor para mí, que siempre he preferido al sexo contrario para mantener una buena conversación. Los hombres ya sé como somos. El mundo de la mujer es tan desconocido para mí, como la época medieval. El otro día, sin ir más lejos, se sentó al lado una señorita muy dicharachera y empezamos a conversar.

-          Hola. Susurró ella, con timidez.
-          Hola, buenos días. Contesté.
-          ¿A dejar que jueguen un ratito los niños? Preguntó.
-          Sí. A ver si se cansan y luego no están tan inquietos.
-          Quanta razón tiene. Afirmo.
-          ¿Sus hijos? Le pregunté.
-          Sí, uno. ¿Por qué lo pregunta?
-          Porqué no parece usted una madre.
-          ¿Y que tiene que tener un madre que no tenga yo? Me lanzó.
-          Yo, diría, que no es lo que tiene una madre, sino lo que no tiene usted que normalmente sí tienen las madres.
-          ¿A qué se refiere?
-          Hombre, primero no parecer tan joven.
-          ¿Qué es malo ser una madre joven?
-          ¡Sin duda que no! Resulta mucho más beneficioso para el desarrollo del feto y la evolución como persona del niño. Solté ese rollo porqué por un momento me sentí un poco atacado, por estar en un berenjenal (desconozco porqué “un berenjenal” es un sinónimo de un embrollo, pues nunca he estado en ninguno)
-          ¿Y pues, qué sugiere, con eso de joven?
-          En definitiva… ¡Qué está usted muy bien por tener a dos niños tan mayores!
-          ¡Ah! Eso. Es que el más grande es un primo, no es mi hijo. Pues usted tampoco parece un padre.
-          Pues son mis hijos.
-          Está entonces muy bien. Me dijo y me ilusione.
-          Gracias, quiere que quedemos para ir a cenar.  
-          ¿Qué se ha creído? Estoy casada.
-          Yo también.

Por suerte, vivo en un pueblo.  

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Pensar


Da igual que sea desayunando, haciendo deporte, en la comida, antes de acostarme, tomando unas cañas con los amigos, con un chico joven o con una señora mayor, al fin, siempre acaba saliendo la crisis. Igual que los trapos sucios en una discusión de pareja. Llega un momento, que se apodera de la conversación, como se ha apoderado esta ansiedad de la mayoría de nosotros. Han conseguido hacernos vivir en una angustia que nos impide dar un paso, ya sea hacía adelante, hacía detrás, hacía un lado o para salir del otro. Y hablas, exclusivamente de eso, de esa crisis que no sabes muy bien porqué nos cayó encima como un yugo, y debemos tirar del arado para labrar una tierra que no sembramos porqué esta sobre explotada. Tenemos la economía en barbecho desde que los tiburones financieros la saquearon y en seguida, culparon y condenaron a una sociedad a cargar en su conciencia el peso de salvarse a si misma. Como único camino los recortes y más recortes, con más impuestos, tratando de ver donde llega nuestra fuerza o nuestra flaqueza, soldaditos de plomo sin armas en su campo de batalla, arrastrándonos por el lodo de la supervivencia. Sin pertenecernos el futuro. Sin saber porqué nos levantamos cada mañana, inoculados por ella como una enfermedad contagiosa y con el deber de tirar el país adelante. Mientras parecemos estar hasta las narices de todo sin dar un paso firme hacía ningún lugar. Los médicos, enfermeros y demás están de manifestación en manifestación, los educadores igual, las universidades otro tanto y la cultura más si es posible, incluso los jueces piden justicia, mientras la masa seguimos acongojados por miedo a perder lo poco que nos queda y distribuidos en diferentes movimientos no hacemos la suficiente fuerza para que nada se mueva. Leí en twitter : ” Si el PSOE hubiera hecho política socialista tan de puta madre como el PP política de derechas, ahora mismo no sabríamos ni quién es Rajoy”. Pero como ya habrán notado eso no fue así, y aquí estemos, necesitados de una buena fraternidad entre todos, para cambiar el rumbo con el que nos gobiernan, no sé yo si desde la Moncloa o Berlin. Y modificar el no hay manera por una oda a la esperanza que no sea cruz para los menos afortunados en la casualidad del donde nacer. Porqué uno puedo ser patriota y pasarse a nacionalista o a la inversa, pero lo que no debe es dejar nunca de ser humanitario, de creer en el socialismo. Que se metan el Nobel de la paz por el culo los gobernantes a ver si así, entienden un poco lo que sienten sus subditos; que somos todos.

martes, 11 de diciembre de 2012

La Malcasada




LA MALCASADA, Luis Alberto de Cuenca
Me dices que Juan Luis no te comprende,
que sólo piensa en sus computadoras
y que no te hace caso por las noches.
Me dices que tus hijos no te sirven,
que sólo dan problemas, que se aburren
de todo y que estás harta de aguantarlos.
Me dices que tus padres están viejos,
que se han vuelto tacaños y egoístas
y ya no eres su reina como antes.
Me dices que has cumplido los cuarenta
y que no es fácil empezar de nuevo,
que los únicos hombres con que tratas
son colegas de Juan en IBM
y no te gustan los ejecutivos.
Y yo, ¿qué es lo que pinto en esta historia?
¿Qué quieres que haga yo? ¿Que mate a alguien?
¿Que dé un golpe de estado libertario?
Te quise como un loco. No lo niego.
Pero eso fue hace mucho, cuando el mundo
era una reluciente madrugada
que no quisiste compartir conmigo.
La nostalgia es un burdo pasatiempo.
Vuelve a ser la que fuiste. Ve a un gimnasio,
píntate más, alisa tus arrugas
y ponte ropa sexy, no seas tonta,
que a lo mejor Juan Luis vuelve a mimarte,
y tus hijos se van a un campamento,
y tus padres se mueren.

viernes, 7 de diciembre de 2012

Amor mal resuelto


-¿En qué punto los problemas del sexo pasan al amor? Me pregunta un amigo. Mientras tomamos algo sentados en la mesa de un bar donde la camarera nos hacía suspirar a los dos por un ratito de juventud. Pensando, quizás, en diez años atrás. Cuando aún éramos unos despreocupados de casi todo y sabíamos que nuestras bravuconadas no nacían muertas.
- ¿En qué punto los problemas del amor pasan al sexo? Le preguntó yo. Mientras él le suelta a la chica un: “¡Qué guapa estas!” sin más intención de parecer ser lo que hace mucho que dejamos de ser: El pavo real abriendo en abanico su plumaje. Jamás supimos exponernos bien, no fue nuestra prioridad en ninguna de las noches en que la madrugada nos pilló con síntomas agudos de vida nocturna.

Mientras, en la tele, daban alguna noticia en que la iglesia estaba en contra, deduce que se debía tratar de progreso o evolución. Pensé, durante esos segundos que oí y no escuche a Rouco Varela, que en los seminarios les debían a enseñar a todos los curas ese tono grave, que siempre y con todo le saben dar, con profundidad y misticismo, desconociendo buena parte de un discurso que habla de la vida que ellos nunca han vivido. Y no, por desamor o amor mal resuelto.

http://www.youtube.com/watch?v=r_ksGxziXD0    

martes, 4 de diciembre de 2012

De una aguja de toque a una de verdugo.


De una Aguja de bitácora, tapia que se izo con el tapial,
Olvidando el por qué nos reuníamos en el ágora.
De una aguja de enjalmar, un tabique 
creció entre dos huecos, ensalmadores de rotos huesos.
De un aguja astática, sin equilibrio en el panel,
pareció algo estático.
De una aguja capotera, para una tela delicada,
descose lo cosido con olvido.
No sirve ni de aguja colchonera.

De una aguja de fogón,
para cebar el cañón, se rompe la razón.
De una aguja gancho,
para labores de punto, estrecho el desgarro.
De una aguja de toque, rompe la pureza del oro,
De una aguja de verdugo.
De una aguja de hilo que perdió el hilo
y se pudo liar.

De una aguja sin pincho
Para vivir tan ancho. 

jueves, 29 de noviembre de 2012

La vida que no vivimos


Desconocemos donde murió la vida que no vivimos.
Sin embargo sabemos, quién descuartizó el instante
Y quiénes fueron los asesinos: Tú y yo.

Tú y yo, 
verdugos de nuestro propio futuro.
Desahuciados de la vida restante.
Forzados a vivir exiliados, 
tú de mi y yo de ti.
Y los dos de nosotros.

La vida que no vivimos es la que queríamos vivir.
La que se fundió por ese beso que nunca ocurrió.
Por ese segundo de confusión,
Por ese pensar si sí o si no.
La vida que no vivimos
Seguro que es mejor
Que la que hubiéramos vivido:
Tú conmigo o yo contigo.

La vida que no vivimos;
Es la historia nunca escrita.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Lejos



Lejos, a lo lejos.
Se oyen cantos de sirena
Cruzando el océano.
Sin rumbo cierto.
Confusos por la fe.
Arenas quietas
Aguas movedizas.

Lejos a lo lejos.

A lo lejos.
Donde no se oye.
Ni se ve.
Allí, a lo lejos.
¡Lejos del tiempo!
¡Lejos de la distancia!
En un espacio vacío.
Donde aún nada lo habita

¿Dónde?
Lejos, a lo lejos.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Rincones

Pareja de Pobres
PAblo Picasso

El envejecer
Me ha incapacitado
a encontrar rincones.
Lugares los cuales
Tú y yo pasábamos
Las horas bien halladas.
Escondidos de todos,
Escondidos de todo.
Descubriendo como todos.
Descubriéndolo todo.
Rincones en medio de todos.
Rincones en medio de todo.
Pero rincones con aforo limitado.
Aislados de nada y de todo.
Rincones que no he vuelto a visitar,
Ni hallar en su magnitud.
Porqué siempre que voy,
Nunca estas tu.    

El lavaplatos


Mientras tomaba el café de después de comer, en la cafetería del lado de casa, escuché a un par de amigos que tenían una conversación de lo más entretenida.
El más delgado y alto le confesaba a su compañero el problema que tenía para poder acostarse con su mujer después del nacimiento y posterior cuarentena de su segundo hijo. No sé, se intentaba exculpar, si debe ser por haber visto durante todo este tiempo tanto porno por Internet, que ahora cuando voy a follar con mi mujer a media faena, se me pasa la libido y el aparato se desenchufa. Como si ella no cumpliera con las expectativas o yo, esperara, no sé, más goce, más gemidos, más desenfreno. En fin, que tengo que plegar, conectarme y acabar la faena sentado enfrente la pantalla. Y mi mujer se agarra unos cabreos de tres pares de cojones. El otro amigo lo miraba como no entendiendo nada. Y en seguida le dijo: Pero si tu mujer estar muy buena. Con todo el entusiasmo.  Mira que a mi me pasa justo al contrario. Voy todo el día con ganas de pillar la mía por banda y cuando no tiene trabajo, está cansada y cuando no, ocupada en que sé yo y no hay manera, en que una noche liquide mi lujuria. ¿Sabes que podríamos hacer? ¿Qué? Pregunto el otro, medio entusiasmado por pensar que tenía la solución a su problema de finalización. Un intercambio de pareja. ¡Ah! sí, como si estarán de acuerdo o eso sirviera para solucionar mí problema. No, pero el mío y el de tu mujer sí, que no es poco, y a más, la mía seguiría como siempre. Pero el mío no, a mí esto, antes, no me pasaba ¿Sabes porqué me separé de mi primera mujer? ¡No! Pues porqué después de estar 2 años viviendo de puta madre con ella y teniendo todo el sexo que quería, nos casamos, nos fuimos a vivir juntos y al cabo de poco tiempo para qué nos acostáramos me pedía que le hiciera una serie de tareas del hogar, al final como yo no cumplía con la obligaciones que ella me había mandado y ella tampoco, me acosté con otra. ¿Y cuando se enteró que le dijiste? ¡Qué me había cansado de poner el lavaplatos!
En ese momento observé que era hora de volver al trabajo y me fui pensando, que eso era más económico que ir al sexólogo o al psicólogo.    

lunes, 12 de noviembre de 2012

Los jueces, los políticos, la policía, la banca y la madre que los parió



Que los bancos y a su vez lo banqueros son unos ladrones no es nada nuevo. Te cobran incluso hasta por llevarles el dinero, si el cheque a cobrar es de otra entidad, comisión que te cobran sin remordimiento. Que lo que pagas los primeros 15 años de una hipoteca de 30 son casi todo, únicamente, intereses es, una sinrazón. Y que al final de esos 30 años de una hipoteca de 250.000 € hayas pagaos 340.000 € vaya a ser lo mismo, unos beneficios para la entidad, nada despreciables, de 90.000 € es una vergüenza. Y que se lucren con nuestro dinero, la mayoría conseguido con sudor y alguna lagrima, sin más hacer que invertirlo aquí o allí es ya la reostía. Pero lo más descojonante de todo es, sin duda, que aún así, cuando ellos se arruinan y arruinan a todo un país tengan la insolencia de culpar al pueblo por vivir por encima de nuestras posibilidades, mientras sigue siendo este mismo pueblo, a través de otros procedimientos quién paga el despilfarro de las entidades, con más impuestos, más recortes, en fin, con dinero del contribuyente. Y con estupefacción mientras miras el televisor las noticias y dan los deportes, observas, que Bankia rescatada con 23.500 millones de Euros o Catalunya Caixa con otros 10.820 millones más, entidades rescatadas con fondos públicos, patrocinan la selección española de básquet, las motos o que sé yo que más. Y a su vez, son dos de las entidades que más desahucios llegan a ejecutar ¡Qué sinrazón!  Pero para ellos al fin y al cabo lo suyo son negocios y si el gobierno no impone solución y cuando tienen problemas les da todo y más, sabiendo la clase de tiburones que las dirige ¿Qué esperamos? ¿Hermanitas de la caridad?
Lo difícil para el entendimiento es como hasta ahora han actuado jueces y policías. Sí los jueces imparten justicia, no es social. No se puede dejar a la calle 500 familias cada día porqué la crisis (esa que crearon la entidades financieras) les ha afectado tanto como a todo el mundo, con la diferencia que ha ellos nadie los ha ayudado con mil millones de euros. De la actuación de la policía más vale ni hablar, porqué parecen bulldog's de los bancos pagados por y para ellos, olvidado que su sueldo lo pagan como todo lo público, otra vez, los contribuyentes. Pegando a ancianos, mujeres, echando puertas a bajo, impartiendo ¿Justicia? ¡Qué locura este absurdo!
Ahora parece que el PSOE (cuando estaba en el gobierno no hizo nada) y el partido del gobierno quieren llegar a un pacto para frenar un poco esta sangría causante de muchos de los suicidios de este país. Nunca es tarde si la dicha es buena, aunque para demasiadas familias si que lo es.             

sábado, 10 de noviembre de 2012

¡Vaya Dios tenemos!

La creación de Adán.  Michelangelo


Lo curioso de la genética es que un hijo puede sacar la forma de los ojos del padre y el color de algún abuelo, la nariz de la madre, los labios otra vez de padre o repetir de la madre. Y así todo el cuerpo. Desde el pelo hasta las uñas del pie. En algunas ocasiones también se han dado casos, en los que tienen parecidos del vecino o de un amigo próximo, pero esto ya es otro tema.  Toda la carrocería humana es, a menudo, un compuesto de progenitores y antepasados. Con la alteración de la evolución, de la época o incluso, de la regresión. El carácter, la personalidad, también está dictada en buena parte en los genes. Somos similares a lo que eran ellos, aunque casi siempre no nos lo parezca y no nos lo queramos creer. Sin embargo en lo de las creencias en muchas ocasiones nos diferenciamos a ellos, al menos en estos tiempos donde parece que la ciencia ha avanzado lo suficiente y la escolarización nos ha ilustrado lo bastante como para desalojar a dios del concepto de creador de todas las cosas. También los adelantos tecnológicos, inmensos estos últimos años, ayudando a la globalización y empequeñeciendo las distancias a casi un clic, nos adentran en hacernos ver, que si algo nos une entre todas las personas, entre las especies, es lo humano. El amor, los celos, los odios, el dolor, el nacer, el morir, el hambre, el sexo en especial, todo. Incluso las intenciones, no siempre buenas. O nuestro egoísmo recio, que ronda y es autor de la mayoría de las incoherencias absurdas hechas con vileza. Pero para eso podemos culpar también a nuestros predecesores, absolviéndonos de lo mal que venimos haciendo las cosas hasta llegar a este punto en el que estamos. Donde discutimos por los egos patriotas o nacionalistas y nos importa tres pepinos, es decir nada, el hambre del vecino, de los niños del mundo o incluso, cualquier cosa de los demás. Y si la ciencia se equivoca y fue Dios quien nos hizo a su imagen y semejanza… ¡Vaya Dios tenemos!    

martes, 6 de noviembre de 2012

¿Merece la pena?

Paul Gauguin

Merece la pena. ¿Qué nos dice esta frase? La usamos en tantas ocasiones que ha perdido su auténtico significado. Por y para nada la utilizamos, y la verdad es que no hay demasiadas cosas que merezcan una pena. ¿Una historia de amor merece la pena? Por qué: ¿Qué tiene que tener una historia de amor para que sea historia y de amor?
–Tengamos un hijo, le dijo un amigo a su novia convencido que le diría que no por dos razones, la primera y de más peso por la juventud de ambos, la segunda y no menos importante, estaba seguro que no le quería tanto. Ella, se apresuró en contestarle- ¡No! Él con la contra-pregunta pensada le dijo: -Por lo menos intentémoslo. Ella: -Tampoco. Y aquí acabo su historia, después de seis meses de noviazgo. Como se apunta a veces una vida o una extremidad, en un instante. Sin más. -Tengamos una historia de amor, le dije a una amiga. No respondió. –Aunque sea de media hora, breve pero intensa. –Estoy casada.  -Así podrás tener dos a la vez, como esos yogures de sabores, yogur más fresa, o limón, o que se yo. – ¿Y si se acaba? Me preguntó -¿El yogur o el sabor? Respondí preguntado. –Los dos, afirmo. – Vuelves a ir al supermercado, le solté. –No merece la pena. Sentenció. –Así, sin duda, nunca lo sabremos. Y me fui. Preguntándome si no lo merecía o era, una pena.      

lunes, 5 de noviembre de 2012

Buen peregrino


En la ambigüedad de la tristeza
No puedo llorar ni debo.
Sin salir a tu encuentro.
Y en la flojedad adeudo entereza.
Besar aire vacío de sentimiento
Sin esperanza de amanecer,
Sin esperanza de desvanecer.
Una y otra vez me desmiento
Por perder todo sin haber apostado.
Apuntillado contra el suelo mal herido,
Sin reír como antes y sangrando,
Con heridas infectadas por el quebranto.
Tenemos que tragar con la ansiedad del hambre,
Estos malditos tiempos para el hombre.
Sin desfallecer en el camino,
Siempre un paso más; buen peregrino. 

martes, 30 de octubre de 2012

Única salida: La venta


Carne derramada el asfalto unta.
Se halla medio muerto en el suelo.
No ha conseguido volar, nunca.
Tampoco ha muerto y jamás habrá duelo.
La caída ha sido de 3 pisos
Y aún así, sobre vive a la condena.
Sangra por distintos orificios
Su cuerpo: Execrable escena.
Tiene las piernas y brazos rotos,
Varias costillas, sabe que no es de acero,
Lesiones en las vértebras y su vida,
Pende de un hilo. Viaje celestial,
Para tan terrenal pena.  
Lo ultimo que hizo
Antes de arrojarse por la ventana,
Besar a su hijo. Testigo del momento.
Ellos, llamaban a la puerta y él,
Sabia porque era; un tormento.
Querían desahuciarlos. Ajarlos.
Expulsarlos de lo único y último,
Que les quedaba, su casa, su hogar.
Y mientras chirriaba la puerta,
Y se terminaba la espera y la esperanza,
Sin más fuerza de nada
Se lanza sin ambigüedad.
Sin asechar y acechado por una deuda,
Que es sentencia, castigo y remate;
Y si nadie lo remedia.
Una tragedia sin final. 

jueves, 25 de octubre de 2012

El jersey




Las relaciones son como comprarse un jersey. Lo ves y crees que es para ti, en cierta manera te enamoras de él, te gusta, te atrae, te aporta algo que lo que tenías en el resto del armario no lo hace, crees que llenara un espacio que hasta ahora permanecía vacío ¿Pero es cierto que mientras estamos solos o sin pareja hay una parte de nosotros vacía? Y si vacía es sinónimo de libre ¿Perdemos la libertad al encontrar pareja?
Lo tanteas; te lo pruebas, te lo pones y te lo quitas un par o tres de veces, recapacitas mientras decides a ver si te sienta bien su compañía o no, si te mejora y, si al final te convence, pagas y te lo quedas, con dinero, cenas, entradas de cine a concierto, con un CD gravado o que se yo que se lleva en estos tiempos.
Después buscas el día oportuno para presentarlo en sociedad, eliges la noche, el momento para que todo salga bien, el día que sabes que todos tus amigos estarán, intentando crear envidia, tener algo especial que ellos no tienen, ser diferente, compartir desde el egoísmo y feliz buscas admiración o atención.
Al principio te lo pones con mucha asiduidad, casi no quieres quitártelo, aprovechas cada ocasión para salir con el. Sin embargo va pasando el tiempo y a la vez que se hace viejo, menos lo necesitas y menos te aporta, envejece, como todo. Y tus encuentros se van haciendo más rutinarios y menos especiales. Hasta que un día, de tanto usarlo, como el amor, se gasta y se agujerea. El primer agujero se cuse, al segundo si ya es más grande se le pega un parche y al tercero, si es muy seguido del segundo, empiezas seriosamente a pensar si debes deshacerte de él… Por mucho que te haya ayudado en algunas noches de triunfo. Nada es para siempre. El consumismo nos ha hecho asumir este pensamiento incluso haciéndonos creer que es propio y alargar la desintegración es, ensuciar el recuerdo. Y lo tiras. Y en su vuelo y aterrizaje hasta el suelo cae como muerto, quizás, porque siempre lo estuvo.

martes, 23 de octubre de 2012

Horas

Gustav Klimt

A cualquier hora pasas de la comedia a la tragedia.
A todas horas me traspapelas las ideas.
A cualquier hora me sumerjo en tu vacío.
A todas horas me haces ahogar sumergido.
A cualquier hora te superas con tus escenas.
A todas horas eres reina de lo carnal en festival.
A cualquier hora plebeya o doncella.
A todas horas victima de tu propia melodrama.
A cualquier hora y en el fondo con todo.
A todas horas habitas el abismo.
A cualquier hora decoras el anhelo.
A todas horas das más de lo que demandas.
A cualquier hora desandas las huidas.
A todas horas recitas versos con besos.
A cualquier hora sin prejuicio sonríes.
A todas horas colaboras en serio.
A cualquier hora dejas huellas en lo profundo.
A todas horas al bajar el telón suspiro.
A cualquier hora el miedo va por dentro.
A todas horas a tu encuentro.  

lunes, 22 de octubre de 2012

La ilusión

Desde un tiempo a esta parte he observado un aumento de las personas que tienen, por necesidad, que rebuscar en la basura, un trozo de comida, un cartón para vender o unos pantalones que aprovechar. Eso, sin duda, significa que se acrecienta la pobreza.  

Mientras gobernaban los socialistas en buena parte de territorio español llegó sin avisar y de forma traidora la crisis mundial. En nuestro país cayó igual que una bomba, devastándolo todo. Y claro, los que estaban a primera fila, fueron, lo que más recibieron la ola expansiva. El PSOE y todas sus ramificaciones por su mala gestión quedaron tan mal heridos que empezaron a desangrarse hasta perder todas las presidencias, incluso, a buena parte de su militancia. Anclados entre un pasado anticuado y un futuro incierto y viviendo siempre en un presente ambiguo siguen sangrando retirados en la enfermería de la oposición. No obstante, de eso hace ya casi dos años y el enfermo sigue igual o peor, sin síntomas de mejora. La alternativa en los mandos de gobierno no es que hayan mejorado mucho las cosas, inclusive, diría que lo han empeorado íntegramente y sobretodo, la sociedad menos favorecida; con políticas de derecha. Hemos involucionado en derechos sociales veinte o treinta años. La regresión ha sido tan rápida y dolorosa, que nadie o casi, ha tenido el valor para alzar la voz y gritar, que quizás; No todo sea culpa del pueblo ni responsabilidad suya. El estado del bienestar está apuntillado por unos liberales, que achacan todas sus decisiones a los errores de un gobierno anterior, a Europa, a la irresponsabilidad de la sociedad, a ir en contra de su voluntad, a mentir sin piedad y sin piedad a machacar a quien más pueden. En las elecciones gallegas y vascas ha vuelto a ganar la derecha y en las catalanas pasará lo mismo envueltos en la bandera. No hay ilusión y sin ella, como se va a ilusionar.    
   
         

sábado, 20 de octubre de 2012

La soledad de la mala compañía




Un amigo que había vuelto de unos años trabajando en el extranjero, me comentaba, que nunca se sintió tan solo como cuando llegó a es país lejano en donde no conocía nada, ni nadie. Sabía, que él, era un hombre educado, un poco tímido, honrado, para nada complicado y fácil de tratar. Por eso, le confesé, que la auténtica soledad, esa que es aislamiento, desamparo, falta de compañía, la viví cuando por desgracia, me hicieron en contra mi voluntad, soldado. Y caí preso en el bando contrario, con hombres que no parecían humanos, después que ha mí pesar me embarcaran en una guerra que nos llevaba de lo malo a lo peor dándonos un fusil y unas botas. Tirándonos al barro de las trincheras, debajo la lluvia incesante y ese frío, que helaba el corazón, acompañado por unos lobos sedientos de sangre y poco más.  

viernes, 19 de octubre de 2012

Quimera

Eva Llorens.


Quimera.
Debe ser una quimera.
Un camino sin fin, como un reto constante.
Inalcanzable al hombre.
La razón para un paso más.
Donde jamás hallar confín.
Un viaje a la ilusión.
La visión de un lugar mejor.
El sueño del que está despierto.
Y un sitio de ensueño, el cuál, es imposible abordar.
Un horizonte nostálgico.
Un futuro, el futuro.
Una quimera.
Debe ser una quimera.
Algo inalcanzable.
Sin saberlo; utópico.
Un bucle de partida, como un pensamiento exótico.
Esencial en la vida.
Eso, debe ser el amor.
No un resquemor, un temor, ni un rumor. 

miércoles, 17 de octubre de 2012

¡Silencio!


¡Silencio!
Quiero escuchar su carcajada.
Lo de más, que más me da.
¡Silencio!
Quiero detener el momento.
Para toda mi posteridad.
¡Silencio!
Por favor.
Antes que me entre el pavor. 

martes, 16 de octubre de 2012

Lluvia fina


Clara Asperilla.

El cielo se está encapotando
¡Se avecina una tormenta!
Empieza con…
Una fina lluvia de besos.
Que humedece los cuerpos.
El vaho empaña los cristales.
De dentro hacía fuera.
Eres la primera, el epicentro.
Partículas diminutas resbalan,
Con el roce de las pieles.
La cama es un océano,
Las sabanas olas dibujan.
Náufragos a la deriva.
Donde el placer estriba,
En sentimientos descompuestos.
La atmósfera está tempestuosa.
Ahora... sin duda;
¡Se atormenta a una vecina!

lunes, 15 de octubre de 2012

Fritanga de bienvenidas a la fiesta



No tendría que perder y sin embargo, pierdo. Pierdo lo que a menudo no he sabido ganar y gano lo que pierdo. Un tarro lleno de sentimientos, olvidado en algún armario de la cocina. Con el polvo dormido en su falda. A la vera del azúcar. A la vera de la sal. Casi caducado. Llenos de moho. Cerrado al vació aunque mal cerrado. Ya no pongo sabor a mí vida. Casi nunca cocino si no es con amor.
Todo a la plancha, todo al vapor. Con poco aceite. Se me olvidaron las recetas en donde tú estabas de rodillas y yo de pie o al revés.  Cuando le poníamos especies a todo y salsa picante. Guindillas para la razón y champán para la rutina. Yo carne, tú, pescado, paella que siempre se nos pegaba. Fresas, nata, tú postre. A veces dulce y a veces amargo. Como el chocolate, con chocolate. Queso tierno y miel. Mucha miel. Naranjas, naranjas llenas de zumo. Esparcido todo, por todas partes.
Estoy más delgado y menos feliz. Tengo menos colesterol, hipertensión y azúcar y más malestar sexual.  Esta dieta liviana no es buena. Tendré que sacar el tarro de los sentimientos y el de las esencias. Limpiarlos y en la sartén hacer una tortilla de patatas.
Ya están aquí...
-Bienvenidas a la fiesta; amigas.  

miércoles, 10 de octubre de 2012

No más


El tiempo tiene la mala costumbre de hacernos viejos como algunas enfermedades el vicio de matarnos.  Si esquivas las enfermedades, ya sea por surte, destino, prevención, fe o que se yo que sinfín de razones más debemos suponer, el tiempo, cruel, te pasa factura, si no lo consigues, es el medico el que te da dos, tres o seis meses y administra los segundos como quieras o puedas. Y joder, lo único bueno que tiene morirse es que no sabemos cuando nos pasará. En ese momento, como dice la canción: clavo mi remo en el agua, llevo tu remo en el mío, creo que visto una luz, al otro lado del río. Supongo. Porqué, a mi, por el momento, el único que por suerte me ha estado dando su viento en la piel y en el animo, ha sido el tiempo.
Quizás, porque siempre he sido un miedoso en eso del amor, la distancia, ha sido un buen aliado.  Mientras ella y él, paseaban sonrientes por el centro de la ciudad yo, lo observaba a lo lejos, entre alegre por verla y odioso porqué era otro quien la cogía de la mano. Temeroso siempre de caer en un ridículo y sentir el pavor de parecerle un idiota. Seguramente, por eso, porqué no quise, nuestros caminos nunca se llegaron a cruzar y ahora ella, anda sola por la ciudad y yo, sigo atado a una cadena que no consigo partir por la mitad. Entretanto el tiempo sigue pasando de largo, como un tren sin estación. Desplazándonos a toda prisa hacía la vejez.
Al hacerme mayor me di cuenta que demasiadas cosas no eran como creía, entre ellas, el amor. No el enamoramiento. Son sentimientos tan diferentes como la tristeza y la alegría. El enamoramiento te lleva a una alegría en una realidad paralela. El amor, si no lo cuidas y lo vigilas, a una tristeza profunda. La metamorfosis es al revés que en las mariposas. Primero, parece que tienes alas de colores y puedes volar, eso, durante que te vas conociendo, después, sin embargo, te vas haciendo un capullo hasta para poder salir debes convertirte en gusano. Y arrastrarte.
Lo único que quiero es compañía. Una compañera que cuando ella o yo falte, nos echemos de menos. No más.    
   

miércoles, 3 de octubre de 2012

Lascivas miradas.


Te lo tengo dicho; no lances lascivas miradas…
Si el trance del seísmo no puedes segar.
No seas gata mala. Ni mujer de alta sociedad.
Todos los pájaros comen trigo
Todas las pájaras predigo
Sin saciar mi ansiedad.

¿Qué nos está pasando?
¿Qué nos ha dejado de pasar?
¿Qué dejamos en el pasado?
¿Qué es este lugar de pasar?

Te lo tengo repetido; no tires malas miradas,
Si el lance del egoísmo, no sabes legar.
No seas mala gata. Ni mujer de poca humanidad.
Todos los pájaros no comen alpiste.
Todas las pájaras no saben uñirse.
Sin saciar su vanidad.

¿Qué no nos está pasando?
¿Qué no nos ha dejado de pasar?
¿Qué no dejamos en el pasado?
¡Qué no, no es esté el lugar de pasar!

Quizás, no te lo tengo dicho, ni repetido:
No dejes de lanzar lascivas miradas.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Digestión

Analia Bruno
Miércoles. Podría escribir de las manifestaciones da ayer en el congreso, las cargas policiales, las declaraciones del gobierno de hoy –tan acertadas como siempre-. El avance de las próximas elecciones en Cataluña. El auge del movimiento independentista, la perfecta actuación del presidente Mas escena tras escena, el absentismo de Rajoy, los tropiezos del rey en todos sus vertientes, la incertidumbre o, el perfecto marketing para arrastrar el pensamiento de la masa en que la segregación de Cataluña nos traería un futuro mejor. Olvidado, quizás, el presente.
Miércoles al mediodía. Cada vez que intento concentrarme en alguna tarea, mi pensamiento se va de un tema a otro sin intervalo. Sin resolver las dudas ni lo necesario - navego por el no saber- Pregunto a mi compañera qué puedo hacer y me aconseja, practicar un poco de deporte. No se que tendrá que ver la sabiduría con la actividad física. Sin embargo, le hago caso y salgo a correr. No hace calor y el día esta nublado, pero a causa de llevar el chubasquero empiezo a sudar en abundancia. Me cruzo con un hombre que pasea un perro de color marrón oscuro que no va atado y me ladra, le grito que se calle y el dueño, me aconseja, que no le chille porqué es posible que se ponga más nervioso. Le respondo que a mí, con sus ladridos me ocurre lo mismo, haber que solución le ve. Cada uno, seguimos por nuestro camino. El sudor es cada vez más abundante y la respiración empieza a acelerarse. El dolor de piernas comienza, también, a dominar mis pensamientos. Me vence. La voluntad es sometida a sus sensaciones. Quería alargar el recorrido, pero me parece que hoy, no es un buen día. Me vuelvo a cruzar con el maldito perro y su maldito dueño, no abro la boca, el perro si ladra y su dueño también pero para intentar hacerlo callar, no lo consigue y el único que se comporta de los tres soy yo. Paso de largo y murmuro un -¿más nervioso?- no dicen nada. Al llegar a casa voy directo a la ducha. Me queda menos de medio miércoles para conseguir pasarlo con más o menos ganas. El olor de la comida llega hasta la habitación. No obstante, antes de seguir, intentaré digerir bien.       

viernes, 21 de septiembre de 2012

Pope abajo.

Safet Zec

Un Golpe bajo. Justo en las entrañas.
Un grito, un verso. Un beso, no me extrañas.

Soy miope majo. En la historia del querer.
Un tonto, un ingenuo, benévolo del mal saber.

A doce trajo. En cama mojada.
Desconocidos, machos, muchos y ella saboreada.

Y el goce cuajó. Sin estar yo en el ajo.
Desconociendo los hechos. Echo el futuro abajo.

El roce trajo. El cariño fruncido.
De la vida mía que no es. Ser un verso fundido.

Pope abajo. 

Realment bo.

martes, 18 de septiembre de 2012

Árbol seco.


Pinto árboles sin raíces.
Caspar David Friedrich.
Árbol Seco, 26 de mayo de 1806.
En una tierra baldía.
Arenosa. Y me río.
Por la osadía.
Es demasiado árida
Esta blanca tela.
Y solo tiñen bruno
Los flacos pinceles.
Aranceles entre lo real
Y el imaginario. Dudo.
De este esbozo sedentario.
Si en él trazar horizontes,
Cielos, nubes, astros,
Pájaros, cuervos.
Para robarnos los ojos.
U hogueras de rastrojos.
Con columnas de humo
Y lluvias de cenizas.  
Grisáceas neblinas. Y anudo.
Sin virajes, sin sentidos.
Sin anclajes, ni curtidos.
Ni lucha. Ni ruido. Ni escucha.
Pinto: territorios inertes.
Sin entender por qué.
     

viernes, 14 de septiembre de 2012

El jardín de los muertos.



La hierba sigue seca en el jardín. Cada vez más. ¡Maldito cambio climático! No soy capaz de recordar cuando fue la última vez que llovió o que regué. Se va muriendo, cayendo, haciendo clapas, igual que el pelo de algunos hombres a cierta edad. Mientras, sigo bebiendo este whisky sin hielo en la butaca de piel girada. Con ese tacto de melocotón que tanto me gusta en invierno y sin embargo, es tan incomodo en verano. ¿Nunca nada es completo? 
Fumo. Fumo como no he fumado antes. Con ansiedad y mientras más cigarrillos consumo, más ansiedad me crea. Debería dejarlos.  Pero siento una adicción insaciable, cómo la de un amor autentico. De esos, que únicamente se encuentran en las buenas novelas y en la malas películas. Con final feliz o sin él. 
Desconozco la hora. Por el sol no me oriento. No sé si debería estar trabajando o descansando. ¿Por qué el trabajo dignifica? ¿Soy una deshonra para la especie? Seguramente. 
Hace una semana el perro dejó de ladrar para sólo aullar, desde entonces, no parado día y noche. ¡No sé qué gilipollas dijo eso de que “es el mejor amigo del hombre”! Tanto me ha tocado los cojones que voy a pegarle un tiro.  
Luego, volveré a sentarme y a beber, porqué hay vidas que son una puta mierda, sin giro final en el guión. Y la mía, es una de ellas.     

   http://www.youtube.com/watch?v=jmABcP7zsHw 

jueves, 6 de septiembre de 2012

¿Qué es el espectáculo?



Alberto Contador. 2.009
Por: Timm Kölln
 La vuelta ha retomado gracias a todos sus corredores, ese sabor añejo, romántico. Ese regusto que nos queda a los apasionados del ciclismo, cuando leemos crónicas de épocas pasadas. Desde Coppi pasando por el incombustible Merckx hasta a Chiappucci. Donde la heroicidad ganaba el pulso al análisis y donde el esfuerzo era algo infinito justo hasta el momento antes de caer exhausto. No un cómputo de números imposible de sobrepasar si quieres tener alguna opción de ganar una grande. Hablo de esa sensación entusiasta, por ver, que los ciclistas están rebasando los limites que les marcan las tecnologías y toman bocanadas de aire, con la boca seca y las piernas a punto de estallar, por no perder el tren de una carrera que sin duda, va, gracias a todos ellos, a toda maquina.

Sí, es cierto, únicamente los más grandes son capaces de crear hazañas para la posteridad, como en Fuente Dé hizo y concluyó, Alberto Contador. Ya había intentado alguna de estas aventuras anteriormente: en el Tour del 2011 o en la Dauphiné antes. Pero sin éxito. Sin embargo, capaz, en todas, de ilusionarnos y hacernos levantar del sillón por la entusiasmo. La gesta conseguida ayer, tomó un grado de dramatismo y emoción elevadísimo, un coctel, mezclado con paciencia, desde la suspensión, pasando por sus entrenamientos en solitario o al lado de Jesús Hernández, hasta sus infinitos ataques en su retorno. Una heroicidad como las de antaño, donde sólo las fuerzas de cada uno mandan en el goteo de corredores de un pelotón, destripado en mil pedazos a causa del ritmo asfixiante desde los primeros kilómetros, con ataques, contraataques, reventándolo todo. Etapa, que  seguro pasará a la historia de este deporte, como también pasará el saber hacer de Joaquim Purito Rodríguez.  

         

lunes, 27 de agosto de 2012

La peste.


Te pueden robar el móvil, la cartera, las gafas, los pantalones, la toalla, la bebida o incluso el sitio en un día de playa. Te pueden robar, la boina, la cámara fotografía, el tren, el pasaporte, el dinero, la ilusión de seguir haciendo turismo o la llave de la habitación de hotel. Te pueden robar las joyas, los cuadros, los objetos de valor, los electrodomésticos, lo que puedan encontrar en el garaje, lo imposible o el tal vez. Te pueden robar, los bancos, los ahorros de toda una vida hasta que te mueras, millones en comisiones, la razón, la sensatez, la esperanza, la fe en el sistema y el creer que en la humanidad. Te pueden robar el voto con mentiras, tu voz, la humildad, el parné en impuestos, la salud recortando en sanidad, la cultura de todo un país, la libertad a elegir si creer en dios o no, la perspectiva, la ilusión y el optimismo, el trabajo, la dignidad y parece que incluso, la responsabilidad de la revolución. Te pueden robar el amor de tu vida, aunque no fueras tú el de la suya, la primavera, el partido de los domingos, la despedida, la reconciliación, el amanecer, la compañía, las ganas, la ayuda doméstica, la intención, con quien compartir la soledad, el deseo y algo más. Te pueden, incluso,  robar el ahora, un instante, una hora, el jueves o el viernes, un año, los treinta o los sesenta, el verano, una década, el camino, la vida y el cómo vivirla. Te puede robar cualquiera, el más malo o el más bueno, tu compañero de trabajo, el presidente del gobierno, el vecino, el director del banco o un empleado, el amigo de tu hijo, tu propio hijo, la enfermedad más cruel, la suegra, el mecánico, el alcalde, algún regidor, un  parlamentario o un presidente autonómico, el tiempo o un segundo, un congresista, un diputado o alguno de sus secretarios, qué más da. Incluso, para más inri, sin necesidad, únicamente por codicia.  Y lo tragamos, con una digestión pesada, con ardores, acidez y mal estar, pero parece que con el tiempo conseguimos sacar toda esa mierda. Nos sobran los motivos, sin duda. Sin embargo, lo que nunca debían haber robado ni por codicia ni por ruines, esta red de despiadados con mentiras, falsificaciones y fingiendo la muerte de recién nacidos, es la identidad, de los hijos para ser hijos y de las madres para ser madres. Separándolos, para siempre, y dar el bebé al mejor postor. Sin remordimientos.  Seguramente, para algún católico que su todopoderoso, a sabiendas de la capacidad para joder a los menos afortunados, los crea estéril. Desde tiempos de Franco hasta no hace mucho. Vergonzoso. Sin que ninguno, entre muchos, tenga un gramo de sensatez, incapaces de hacer nada. Ni los que estaban en la trama, ni de todos lo que han mandado, en este país, donde casi siempre, todo, acaba en nada, barriéndolo a prisas hacía el cubo del olvido, para cerrarlo arménicamente y qué el hedor no moleste, ni haga recordar. Por ver si así las amarguras no se vuelven epidemias, una peste.            

jueves, 23 de agosto de 2012

La noche.


-¡¡¡Es por culpa del consumismo!!! ¡Qué gran escusa!- Grité, después de que un amigo achacara sus deseos de  adulterio a los tiempos en que, según él: La variedad, puede a la profundidad.  
–Nos han inyectado a través de la publicidad, en todas sus formas el gusto por la diversidad, al cambio, incluso en lo más hondo de nosotros, eso hace, que al cabo de un tiempo de poseer algo o a alguien, suframos la necesidad de innovar hasta en lo que menos nos conviene; la pareja- Concluyó él.
- Sí. Sin embargo, una vez te has acostado con otra, esperas, que el amanecer no llegue. Para no darte de narices con la realidad de cada día. Y como no es posible hacer un retroceso en el tiempo, la mayoría lo esconden hasta el momento en que son descubiertos, porqué casi siempre son descubiertos, nunca lo dejan en el primero, es como asesinar, no se puede hacer solo una vez y, a parte de quedar como unos falsos, a menudo, caen en depresión porqué pierden a su familia. Dijo un tercero.
- ¿Qué has asesinado a alguien? Pregunté.
-No, para nada.
-Así, tú, ¡has sido infiel! Le dijo, el mismo que lo quería ser, como esperando encontrar un compinche.
-Tampoco. ¿Cómo quieres? Si yo, aún estoy enamorado. Se intento defender con esa justificación.
- ¡Es imposible! Le replicó. –Si llevas ya más de cuatro años con ella, y el amor esta probado, científicamente, que solo dura tres meses. Que es algo físico, químico, y no dura para siempre.
-Eso te debe haber pasado a ti, sin embargo, a mí, te puedo jurar, que el amor no se me ha acabado.
Lo observaba y escuchaba todo desde la distancia, intentando conseguir que no me pusieran en medio de ese embrollo de sin saberes. Procurando descubrir qué opinaba yo.
-También Rajoy dijo que no subiría el IVA en campaña electoral, como iba a convencer a mi mujer, si no le juraba amor eterno. Todo el mundo miente y el que diga que no; dos veces. Reprocho un amigo al otro, votante del PP.
-¿Cómo lo podía saber yo? Preguntó.
-¿El qué? ¿Qué Rajoy subiría el IVA o que el amor se acababa? Le pregunté.  
-¡Es culpa del consumismo, todo! creedme, nos han engañado a todos, como a chinos.
Siempre me pregunté porque se dice ”Como a chinos”.
-  ¿Quizás nos hemos dejado engañar? Pregunté, y quedo la pregunta en el aire, como queda la niebla cuando no termina de levantarse.
- ¡Follad todo lo que podáis, que lo único seguro, es, que nos moriremos! Nos intento convencer otra vez, de adulterio, de forma menos fina, más fúnebre o quizás, más católica, al fin y al cabo, ellos también llevan captando fieles con la muerte desde su nacimiento.
- Dejemos de consumir pues, y vayamos a dormir, que la noche ya no nos da para tanto.    

viernes, 17 de agosto de 2012

Nosotros.


Hoy. Podemos ver o saber, ya, qué medicamentos dejan de tener financiación pública. Ayer. Nos los podríamos suponer, sí, pero no sería lo mismo. Mañana. Estaremos invitados, por todos estos farsantes, embaucadores y ladrones que nos gobiernan a pagar, los de siempre, lo de siempre: el pastel. El fin de fiestas. La resaca, donde todos estamos metidos. Logrando, estrujarnos un poco más por otro lado pero en el mismo costado, igual que se apretuja las toallas que caen a el agua, para secarlas más rápido, para desaguarlas o desangrarnos.
Hoy. Con la lista en la mano, he abierto el armario que esta encima del lavabo, donde casi todo el mundo menos yo, guarda los medicamentos, hoy lo he descubierto, pues finalmente, después de buscar un rato como quién busca un perro extraviado y tener que preguntar a mi mujer si sabía a donde habían podido ir, y contestarme –Solos, no se deben haber ido a ningún sitio.- -¿Quién sabe?- He respondido, la intriga siempre me ha gustado.-¡Seguro que no! Están el es estante ese del comedor. Desconozco, por cuál de sus acertadísimas razones los había cambiado. Pero seguro, era un razonamiento nada a la ligera, para ella. Me acercado al comedor y como quien mira los números de navidad, iba sacando medicamentos y miraba a ver si estaba en la lista. Sería multimillonario. Todos. No faltaba uno. Se ve, que han hecho la lista a conciencia. Como todas la medidas, que han ido tomando hasta ahora, que creemos que les viene a la cabeza, como a los pintores sus obres ¡No! Las tienen más que meditadas, porqué acaben siempre pagando el pato, los mismos, vaya: Nosotros.
Siempre nos toco bailar con la más fea.       

sábado, 11 de agosto de 2012

Qué bonito es ver jugar a Messi.



En el consejo de Ministros...       
-¡Qué empiece la Liga!- Le debe decir Rajoy a Montoro, ministro de Hacienda, administraciones públicas, y persona real más parecida al Sr. Burns, en todo. Y, a poder ser, que algún grande tenga un tropiezo, mejor el Barça, debe pensar Soraya,  Vicepresidente y mucho más para tan poca carrera anterior. Por el momento, dejadme disfrutar de los juegos olímpicos, subraya García-Margallo. Dios, mi Dios, nos libre que sea mi Madrid quien tropiece, hay justicia incluso divina, diría Gallardón, ministro de Justicia, enviado de la iglesia e impulsor de la prohibición del aborto entre otros milagros. Moranés, entre tanto ya estaría pensando cómo invadir Siria, mientras el pueblo está distraído con la más banal de todo; el futbol. Fernández Díaz, ansioso por poner orden, a palos, en alguna celebración, sólo espera un título. A Ana Pastor, todo le da igual para su ministerio sin dinero, no sirve para nada. Y, a Wert, le va mejor de vacaciones o antes, en las tertulias, por lo menos, sus cagadas no afectaban a la educación de todo un país, quizás espere al igual que todos los niños, que vivan de ser futbolistas profesionales. A Banéz García, le resbala todo, sino como os explicáis que siga de ministra de (des) empleo. Sí, mejor, estará pensando el Sr. Soria, después de ver lo bien que nos ha ido el turismo este año. A Arias Cañete de su ministerio por lo que se le puede ver, lo único que le preocupa es, la alimentación, pero la suya. De de Guindos, ministro de economía y competitividad, ninguno espera respuesta, por lo poco competitivo que ha demostrado ser y de economía, creo, que la única que le interesa realmente, es la propia. Para acabar con los ministerios, ministros y ministras, nos queda la señora Ana Mato; Ministra de sanidad, servicios sociales e igualdad. Que cuando abandone el cargo será la ex ministra de ex sanidad, ex servicios sociales y ex igualdad, porque detrás de ella quedará de todo eso, al igual que al paso de un tsunami: nada. Pero lo más jodido del caso, es, que quién realmente manda, le importa una mierda la Liga española, España y los españoles. Porqué es alemana. Pero en fin, qué bonito es ver jugar a Messi y como nos distrae.          

miércoles, 8 de agosto de 2012

Ni identidad.


Seguramente, en la primera ocasión que me explicaron que en EE. UU. si uno ni tiene dinero para pagar su visita médica no lo atienden, debía tener, unos 10 años. Eso, entonces, me asombro. Me impresionó tanto la imagen de alguien muriendo en la puerta de un hospital sin ser atendido, únicamente, por no poder costearlo, que durante mucho, no los pude tragar. A mis treinta, gana las elecciones un candidato negro e intenta cuando llega al poder, instaurar, a medias, la sanidad universal.
Mientras, aquí, en España, unos años después, Rajoy también gana las elecciones. Dudo de que las ganara. Creo, firmemente, que fue el PSOE quien las perdió. En fin, se pasa el programa electoral por el culo y luego nos lo hace oler a todos. Llega el recorte brutal y las medidas más conservadoras, capitalistas, católicas y liberales de la democracia, las más de extrema derecha. Consigue hacer a Aznar, Zaplana, Acebes casi buenos. Con su dislalia acentuada nos intenta, con lo poco que se deja ver, convencer que lo hace por y para nosotros. Nos habla de patriotismo y se enorgullece de los triunfos de nuestros deportistas. Pan y circo. Mientras, sus amigos se siguen enriqueciendo en Bankia, Valencia y todos los sitios donde les dejan meter la mano. Destroza a hachazos el estado de bienestar y se va de vacaciones  a su tierra a fumarse unos puros de esos que tanto le gustan. Sin embargo, sus hienas no dejan de carroñear y sueltan a mediados de Agosto, que quieren hacer pagar a los inmigrantes sin papeles una cuota para poder ser atendidos (igual que en estados unidos pero aquí, incluso, para más inri, solo deben pagar a los pobres). Instigar la xenofobia a parte de asesinar a personas humanas, es lo único que pretenden. ¿Cómo quieren que paguen, si no tienen derecho al trabajo? Ni ha ser persona, ni tener identidad. Quieren, también, quitar la ayuda de los 400 €. ¿Por qué no hacen una proclama ya directa, a que vuelvan a sus países o a que emigren a otros Europeos?
Empieza el vomito de palabras, porqué si las grito, nadie me escucha.             

lunes, 6 de agosto de 2012

Intención.

Sorolla
Mujer desnuda (1910).


Encontrar la forma es la única manera,
Y la última frontera, de hallar la primera;
Intención.
Solución quizás,
De lo que no nos queríamos contar.
Realidad fustigadora donde queda
La purulencia de la conciencia.
Por fuera
No supura ni procura a dos, sanar.
El cielo, las manos, una brisa,
la marea, arena,
al amanecer, los cuerpos, el mar.
La primera:
Intención.
Deseo carnal a la orilla del horizonte.
Encogido, emputado y desahuciado.
A golpes de tiempo y desencuentros.
Ven, entra en la foto y ponte,
Estirada, desnuda y excitada,
En la arena de esa fantasía vivida.
Para salvar, para volver y devolver
La primera; 
intención.  
  

martes, 31 de julio de 2012

Las mujeres.


22.10. Empezamos a cenar en la terraza de un chiringuito de esos, en los que piensas, que únicamente el destino es capaz de llevarte. El infinito del mar, la brisa, unas velas, nueva compañía, igual que un regalo a estrenar y la noche por delante. Pido pescado,  acompañado por vino blanco, ella también.
23.30. Empiezo a observar la realidad desde una perspectiva diferente. Debe ser el vino. Vamos por la mitad de la segunda botella. Ella, me parece está en lo mismo punto de vista que yo.   -¿Postre van a tomar?- ¿Cómo no?- respondo. –Aquí les dejo las cartas.
23.35. –Pide, a ver si pueden ponernos el coulant de chocolate para llevar y una botella de champán- Me dice ella. Perdone ¿Pueden ponernos un coulant para llevar y una botella de champán? –Claro. –Y la cuenta-añado.
23.45. Estamos camino a una cala, pequeña, tranquila, la luna ilumina el camino. En una mano el coulant en la otra, la botella de champán. Procuro no resbalar, para no romper a la vez la botella, el postre y todas mis esperanzas de sexo para esta noche.
03.45. Llevamos más de tres horas y media desde que nos hemos acabado el chocolate y el champán. Desde entonces, solo, hemos hablado. Eso sí, de casi todo, menos del futuro inmediato.  
04.45. Estoy hasta las narices de sus planes de futuro (lejano). Me lanzo a la pregunta  -¿Quieres follar conmigo? - ¡No! ¿Hoy ya? ¡Estás loco! ¿O qué te pasa? ¿Realmente crees que soy una guarrilla de esas facilonas que solo quieren sexo? ¡Espero mucho más de un hombre!-Me diece, con un tono demasiado alto para mi gusto.
6.55. Estoy a punto de acostarme mientras recapacito, como somos de distintos los hombres y las mujeres.   No me preocupa quien coño le habrá ido a buscar en esa cala, quizás… ese hombre del cual tanto espera. 
¿Para qué? Me pregunto. 

lunes, 30 de julio de 2012

En verano.


Joan Mateu
Casi siempre que vuelvo de vacaciones, creo, haber dormido mucho y descansado poco. O haber pensado, también mucho, y esclarecido, también también, poco. Un par de libros, ratos de no hacer nada, sol, agua, prensa, andar, correr, piscina, playa y sobre todo familia. Conversaciones cada vez más divertidas con mi hija, cada vez más sinceras con mi mujer y cada vez más incomprensibles, de momento y supongo, con el pequeño. Conmigo mismo, más o menos, igual que siempre. Me sorprendo, aislado en un mundo paralelo, con el cuerpo en este y la mirada fija en ninguno de ellos. Mientras el sol sigue tostando mi piel, la brisa engañándolo y el tiempo, tan asesino como implacable, matando instantes. Intentado escapar, desde la nada a ningún lugar. Hilando una treta que únicamente es a mí a quien engaña. Quizás para desahuciar de mi mente todo lo que pudo haber sido y no fue o, lo que fue y pudo haber sido. Paseo hasta la mesa del comedor, agarro mi blog, y escribo…

Si quieres venir,
A bailar, conmigo,
Esta noche,
Te dejaré elegir
Escuchar, un disco
O doce.
Si quieres venir,
A bailar, conmigo,
Esta noche,
Te dejaré compartir,
La verdad, de tu cuerpo,
Sin reproches.
Si quieres venir,
Esta noche,
A bailar conmigo.
Bailaré; contigo.
Tan dulce.