jueves, 22 de noviembre de 2007

Joder, corre.

Joder, corre que llegamos tarde.
La prisa, siempre la prisa para nada. Hace tantos días que no paramos y seguimos igual. Pero joder, corre.
No hablas, hace tiempo que no escucho tu voz. Solo estas bocanadas de aire, rápidas y profundas, que tus pulmones te piden a gritos obligados. Y todo para nada.
No dejes que se apoderé de ti el cansancio, las piernas te piden reposo lo sé, ese hormigueo también lo siento yo. Sin duda, algún día descansaremos y para siempre, pero ahora no dejes de correr, que los segundos se nos escapan.
Las canas ganan terreno a mi pelo moreno, las entradas son más profundas y mis fuerzas disminuyen. Que vida es esta. Que perra y a veces que buena. Las uñas, la nariz y las orejas no dejan nunca de crecer, seguramente yo, no hubiera elegido estos miembros. Pero joder, corre que llegamos tarde. Ya se aproxima el atardecer.
Que dura, que triste, que alegre, pero estaremos preparados para el mañana. Por lo menos, sí para correr.

3 comentarios:

truman dijo...

Quin escrit més guai!i quanta raó en les teves paraules.Certament molt irònic.

truman dijo...

que, ja no llegeixes ni els meus comentaris???? Com molt bé dius en el teu escrit:Joder,corre.

JouMcQueen dijo...

si i gracies.