jueves, 2 de abril de 2009

Mipoía.

¿Dónde está el perro? Esa fue, la pregunta que me izo quedar en el ridículo más absoluto. Mi ventana daba a la ventan de los vecinos, desde allí observaba todas las noches como a oscuras mi vecina, con quien me había cruzado alguna vez por la acera y por algo la recordaba, se sentaba en su sofá, reposando allí toda la noche, y mientras me entraba el sueño, teorizaba sobre el por que. De días, el reflejo del sol me privaba ver el interior, dejándome sin información. Una noche que había un amigo le expliqué la historia, con esperanzas…
- Es el perro, dijo al ver la escena.
- ¿Dónde está el perro? pregunté.
– Allí, echándose a reír, contestó.
- Maldita miopía.

2 comentarios:

adadebruja dijo...

Hola de nuevo. ¿Por qué has colgado tu minirelato antes de que se realize la final? ¿Acaso no los presentas?
Me ha parecido entretenido. La verdad, quién no ha espiado alguna vez a alguna vecina o vecino ...
Un saludo

JouMcQueen dijo...

Al estar ya enviado, no creo que nadie se atreva a copiarlo, y si es así, como el mío figura enviado antes, no creo que dudaran. Tampoco hay demasiadas esperanzas puestas en él, así pues no me preocupa demasiado.