lunes, 30 de mayo de 2011

El tren.


Se encontraron, como se tropieza a veces uno, con un golpe en la cabeza. Por casualidad, distracción o destino. Y como pasa con los impactos en la testa, que en seguida sale un chichón, entre ellos, por ese cruce de miradas, en seguida, surgió algo. Algo indefinido aún, pero algo al fin y al cabo, creyó él. Sintiendo la nostalgia, antes de despedidse, sin ni si siquiera conocerse. Sufriendo, en ese mismo instante, el: “no logro olvidarte”. Presintiendo el cometido de conexionar con palabras versos y quizás, besos. Con tiempo y con prisas.  Compartiendo eso: las palabras y las sonrisas; los versos y las prisas, el tiempo y los besos. Todo y nada. Ella, sentada en la estación de tren, él, de viaje de la nada a ningún lugar. Pero igual que dice la canción: “De las grandes ocasiones, alguna hay mejor”  y puede, que la suya fuera esta.

Quizás, por eso, por un instinto tan humano como (por no decir el mismo) el de la supervivencia, él se bajo del tren y se sentó a su lado, sin saber nada, esperándolo todo. Ella, no había sentido lo mismo. Por eso, y para seguir su camino, subió al tren del que él, había bajado.

Fin.       

9 comentarios:

Pequeña Rock and Roll dijo...

Adoro viajar en tren.

Muy bonito Jou :)

Sonrisas!

Esa de afuera de mí dijo...

y fin...

besos

L.

Jou McQueen dijo...

Pequeña: A mí también me gusta.
Gracias por lo de bonito.
Eres tú quien visita el blog desde Goa?
Un saludo con sonrisas.

Esa de... : Sí la vida está llena de desengaños con fin.

Un saludo L.

quimeras dijo...

creo que mas que desengaños... desencuentros...
felíz semana

Jou McQueen dijo...

Sí quimeras, pero más que desencuentros, diría, que son encuentros sin encontrarse.

Igual para su semana.

Un saludo.

Dany dijo...

Lo que me gusta es que lo intentó. Eso es mejor que quedarse con la idea de que podia haber sido porque tarde o temprano tanta valentía tendrá su premio. Abrazo

Malena dijo...

¿Y si se sienta a mi lado el hombre de mi vida y no me doy cuenta?
Terrible.

Galatea dijo...

Que bonito relato,me gustó mucho.
Lástima que el encuentro se convirtiera finalmente en desafortunado sincronismo de sentimientos...
Con tu permiso, me quedo.
Un saludo.

Jou McQueen dijo...

Dany: Eso espera, supongo. Recuerdo una vez en París, qué me paso lo que cuentas.
Aún me pesa la idea...

Un saludo.

Malena: Tú, te darías cuenta. Seguro.

Un saludo.

Galatea: Bienvenida. Me alegra que te gustara. Un placer que vengas para quedarte.

Un saludo.