sábado, 14 de abril de 2012

Destino.

De pequeño cuando quería y creía que podía ser, unos de los mejores jugadores de fútbol del mundo, el destino, se cruzo en mi camino rompiéndome una pata y se fue todo al garete, la ilusión lo primero. De joven, cuando quería y creía ser una de los mejores médicos del mundo, se cruzo el destino cruel, con un par de profesores capaces de hinchar mi antipatía hasta estallar y abandonar el estudio. Mientras, también, el destino jugaba con ese nuevo sentimiento llamado amor, obviándome ante sus ojos. Ahora, ya de mayor, llevo un tiempo indagando quién coño escribe mi destino, para si lo encuentro, ajustar y ajusticiar cuentas. ¡No sé por qué, pero creo, que se me esconde! 

2 comentarios:

dijo...

¿Tendrá destino el destino?

Ay, Jou..

Jou McQueen dijo...

Yo no se lo encuentro.

Un saludo Ló y bienvenida.