lunes, 20 de julio de 2009

Tristes los hombres, de la guerra.


El frío escarcha los órganos, el organismo.
Las noches largas, parecen perpetuas.
El hambre, compañero infatigable.
Triste guerra.

Un tiro en la frente, no es suficiente.
Para acabar con el problema,
Sólo, matar, a muchos más.
¿Qué era el conflicto?
¿Era él, el enemigo?
¿Era el amigo? O ¿era yo?

Serpiente de mano, que se encasquilla.
Olor a pólvora, a cadáver putrefacto.
Humedad seca.
Soledad pegajosa.
Compañero caído.
Guerra Triste.

Jardín de minas a punto de florecer.
Deriva de lo moral.
Animal proyectado.
Desmerecido el valor.
Triste guerra, trise.

Sustantivo perdido.
Ciscarse de tu y de yo.
De nosotros y de vosotros.
Inanición de lo professional.
Fuerza del pronombre personal.
Guerra triste. Triste guerra.

Larga vida de la muerte.
Del tiempo de perder.
Trabajo del sepulturero.
Sabor del desconsuelo.
Tristes los hombres, de la guerra.

2 comentarios:

AmatistA...! dijo...

Casi imposible evitar sentri escalofrío de este escrito...

La guerra es la manifestacion de la pobreza de espiritu, que bueno recordarla, para que los que vienen detras de nosotros la vean y no lleguen a ella.

Gran lectura de la guerra.... felicitaciones.!

ABrazos

Anónimo dijo...

Un tiro en la frente, no es suficiente.
Para acabar con el problema, ....
Lo tomo como algo personal, aca un disparo en la sien nunca es suficiente para morir...


un beso grande

Sara