martes, 30 de septiembre de 2008

final.

-Siéntate joder… Que la vida te azota en la cabeza porque pierdas la esperanza. Pero las heridas que ahora sangran pronto sanaran. Te maltratan para crear pánico dentro de ti. Así te tienen sometido, bajo su dominio criminal. La cobardía no es buena compañera, la valentía tampoco. No quiero notar este temblor constante en tu cuerpo, tiritas como un niño con frio, pero es de pavor. Asco me da verte así. Lucharemos.
Un golpe en la puerta de la habitación, dos disparos y dos cuerpos en el suelo muertos. Uno era valiente, el otro no tanto. Los dos con el mismo final.

2 comentarios:

AmatistA...! dijo...

Es corto... pero trasmite mucho... en realidad me ocasiono una sensación de miedo... tal vez... si estuviera en el cuadro de esta narración... seria el no tanto

Lorena G. Blanco dijo...

Hay gente que tiene un don, sabes.
El don de poder transmitir muchas cosas con palabras cortas. Con textos escuetos, pero que tienen tanto y tanto de especial...
No es peloteo, de verdad te digo que creo que tú tienes ese don. Me encanta leerte, y pienso ponerme al día con tus textos.
Ah, gracias por leer y comentar mi blog. GRACIAS