miércoles, 17 de septiembre de 2008

Soledad.

( Microrrelato enviado a la Cadena Ser, con optimismo )

Y se vistieron para la misa de 12. Aunque seguían conversando sobre su poca fe, de la misma forma como se discute del tiempo. Sabía desde siempre que en su mayoría eran ateos. De luto cruzaron la puerta. Solo, sentado en aquel viejo sillón, me pregunto el por qué de aquella visita a la casa de Dios. Aunque mis recuerdos son austeros, recuerdo a mis hijos, y no encuentro respuestas. Recuerdo alguna enfermedad pero no mortal. Intento recordar si he muerto, o si era católico. Y me esfuerzo en recordar a mi mujer pero no lo consigo, a la vez, rompo a llorar. ¿Qué hago aquí tan solo?

2 comentarios:

joel dijo...

Esperar la llamada de Dios compañero. Para eso estamos tan solos!
jejeje
Mira que t'arriba a agradar poc l'església.
Aprofito des d'aquí per saludar a l'amic Gabino.
(Paquito, ara sabrem si en Xevi és o no seguidor del teu Blog)
Firmat: Joel (aportant polèmica...)!

ori dijo...

Be jué bé!! aportant polèmica!

Bon escrit paquit, ja diràs quelcom si es publica!!!