sábado, 27 de febrero de 2010

Anuncian;

Besos de destierro, anuncian;
Ausencia de alojamiento,
En tu corazón, donde me encierro,
Preso del amor mi comportamiento,
Me retiras de tu lado agrio,
Por un áspero camino ácido,
Ulcera para ti soy, hoy.
Pero sin pensar, me vas a cagar.
Cuando antes, me comías la boca,
Como una loba loca.
¿Qué ha cambiado en tu vida?
Para cambiar tanto la mía.
Si sigo siendo el rock and roll,
Bañado en alcohol.
Donde olvidaste el quererme, apropósito.
Para canjear tu felicidad por mediocridad.
Por rutina, por paciencia, por algo sólido.
Donde antes habitaba la originalidad.
Desuso del vicio hábito de la vulgaridad.
Manso burro de carga, con ser de estúpido,
Fantoche, macho memo, te has buscado,
Sandio, ñoño y vacío.
Aquí, empieza tu final y mi principio.
Hasta nunca más ver, cariño.

2 comentarios:

Juan José Oviedo dijo...

Pon tu mirada en el cielo,
corta el viento con tus pasos,
cierra los ojos si tienes miedo
pero nunca dejes de andar.

Las lágrimas son eternas,
nunca se acaban ni se acabarán,
o quién sabe,
es cuestión de ahorrarlas como el mar,
es cuestión de disfrutar,
de sentir,
de joder y de arrancar.

Vive cada día como un descuento de vida,
no es un año más sino uno menos,
goza del trabajo, de las letras y de las mujeres,
de un buen trago, humo y alimento.
Recuerda las instancias más felices y recuerda también que no vives de ellas.

Es tiempo de seguir andando.

JouMcQueen dijo...

La razón expuesta, de forma poética.