jueves, 23 de septiembre de 2010

Helado.


Me explicaba un amigo, que se le quejaba su mujer, porqué cuando le pedía que colaborara en las labores del hogar, él, siempre, ponía travas y excusas, como por ejemplo: “Eso ya me tocó hacerlo a mí ayer”. Y en cambio, a la hora de hacer el amor, le deba lo mismo si lo habían hecho o no, el día anterior. Él, muy correcto, me dijo que le contestó; -Si cada día comieran judías verdes, me molestaría, pero si de postre repitiesen diariamente helado, me daría igual.  

Nos subirán el próximo mes el recibo de la luz casi un 5%. Eso aunque sea de vez en cuando me jode tanto como comer judías verdes cada día. Porqué de aquí en adelante la factura, valdrá siempre, ese tanto por cien más. Que todas esas entidades son unos chorizos es conocido, pero que el gobierno les apoyé es ya como tener que colaborar en las tareas domésticas y que estén, tu mujer y su madre, ensuciándolo todo. Y si aparte de eso, nos van quitando las pocas ayudas que nos quedan, es como un matrimonio sin sexo. ¿Por qué queremos pues un gobierno de izquierdas? ¿O una mujer estrecha?  Si tenemos que arreglarnos solos o con otras compañías.

Mi amigo, continua, con la misma mujer, el gobierno, con las mismas políticas y mi comarca es, en la que hay más suicidios de hombres entre 25 y 40 años. Luego, la gente se pregunta como puede ser…     

2 comentarios:

Flowers dijo...

Muy buena analogía

JouMcQueen dijo...

Merci, Flowers. Bella foto.