domingo, 10 de octubre de 2010

Las llaves.

Me comentaba en el trabajo, un compañero, que había perdido el gozo igual como se pierden las llaves de casa. No sabía ni cuando, ni donde, ni porqué. Mientras lo escuchaba atentamente, hablar de sus desastres familiar-sexuales, iba, cavilando, el sobre que haría yo si perdiera las llaves o el gozo.

Supongo, que mi primera opción moralmente correcta sería, llamar a ver si esta mi mujer. Si ella abre, entrar y punto. Si no, las posibilidades son infinitas, casi tantas, como imaginaciones nunca echas realidad. Probar en casa la vecina. Buscar un motel. Esa prima de mi mujer que vive, sola, unas calles más abajo. Un bar donde emborracharse lleno de veteranas. Conducir hasta no sé dónde. O dormir en el coche. Eso en el caso de las llaves. Para el gozo, me sería, por mi timidez, mucho más difícil.

Él, el compañero, seguía contando que a veces llegaba a casa con ganas de acostarse con la vecina, la del primero, casada con un policía (Mala idea pensaba yo). Y creía que con esa excusa le sería más fácil el entrar y encontrar el gozo, que como las llaves, había perdido. Pero siempre al plantarse enfrente del timbre de su casa, acababa sometido a la rutina. Entregado a un cuerpo con desgana, que no le ayudaba a encontrar las llaves. Y tampoco le permitía, salir a buscar fuera. En los días que transcurrieron desde que aún vive la esperanza de encontrarlas o hacerse una copia, él, halló el gozo. Y olvidó, hacer la copia y buscar más.

3 comentarios:

Pequeña Rock and Roll dijo...

Jou querido, he cerrado temporalmente el blog, te digo como a Lila, volveré, pero mientras seguiré pasando por aquí por supuesto, y si necesitas algo... ya sabes donde encontrarme.

Muchos Besos

Lila Biscia dijo...

perder las llaves tiene soluciones siempre mucho mas faciles que perder el gozo en casa...
y ni que hablar de perder el gozo en la vida.
pero ni qué decir de perder las llaves de la cabeza de uno mismo...

besos

JouMcQueen dijo...

Pequeña: Nos dejas solos, ante tu vacío. Te espero por aquí. Y lo mismo digo, para cualquier cosa... lo dicho.
Besos.

Lila: Un comentario cada vez más catastrófico. Esperemos que nos pase al revés.
Besos.