lunes, 3 de octubre de 2011

El desayuno.



El inconveniente que tienen las películas románticas es, el mismo, que las porno, que todo es un montaje; una actuación. Ninguna mujer queda, nunca, tan encandilada (en el sentido más atontado de la palabra), por un hombre. Algún hombre sí. Ningún alto ejecutivo, de los millones de altos ejecutivos que hay en el mundo, nunca, se ha enamorado de una prostituta, del Bronx, del barrio chino de Barcelona o de cualquier otro sitio.  El argumento es demasiado maravilloso, con un final, inmoderadamente dulce. Excesivo. Utopías de quién los escribe. Los actores, son demasiado guapos, ricos, elegantes, portentosos, o sea, lo más parecido a Cristiano Ronaldo (según él mismo). Las actrices, maravillosas, guapas, refinadas, tías buenas también (hay que diferenciar entre estar buena y ser guapa, son conceptos totalmente distintos, aunque a veces, estas cumplan los dos requisitos). Están, ambos, actores y actrices, un escalón por encima del resto de la humanidad, seguramente por eso, sean ellos quién hacen los Films, la publicidad, etc. El inconveniente de este género del celuloide es el mismo: La naturalidad. No se puede hacer creer a la gente, que una chica normal, de un barrio normal, de una familia normal, se enamorara de un tipo con tijeras en vez de manos. Por bonito que le deje el jardín. Lo que haría, con razón, la pobre muchacha, sería, huir.  O si por casualidades del destino, en un recóndito bar te reencuentras con el amor de tu vida, por coraje, no la vuelves dejar escapar subiéndola al avión con su marido a su pesar y el tuyo, marchándote con otro hombre. No, no, la vida, no es así. El romanticismo en el día a día, a parte de ser caduco, es en su mayoría esporádico. Poco frecuente, aislado a ocasiones casi excepcionales. Enterrado por el polvo que levanta la rutina, matado por la ansiedad de esta época. Una ilusión continua de la mujer, que el hombre, por momentos, a veces, logra saciar. Con empeño y casi por obligación. Aunque por desgracia, nada espontáneo ni regular. ¡Qué extraordinario sería un mundo con más romanticismo! Pero esta ya es otra historia.              

12 comentarios:

Cris Ham dijo...

Bueno,yo no me considero muy romántica la verdad,pero reconozco que he visto Pretty woman entre 7 y nueve veces,no sé.Me encantan los finales felices,aunque sean poco probables en la vida real.Me gustan también los finales felices en la vida,supongo que como a todo el mundo.Y el romanticismo,pues no sé muy bien que es,supongo que lo que para mi puede ser romántico,para otro será hacer el primo.Romántico me pareció que me esperara mi novio,cuando era mi novio,con un paraguas,bajo la lluvia,durante más de una hora para que no me mojara al ir a casa.Romántico me pareció que un amigo me viera con una maleta y me dijera,trae,te la guardo en el coche para que no te pese,y luego te la doy,y aquí ni si quiera había romance,pero si lo hubiera habido,me parecería súper romántico, o que me dejen un corazón pintado en el espejo del baño cuando éste se ha empañado,aunque luego jure en hebreo para quitaron..En fin, que el día a día también puede estar lleno de pequeñas cositas románticas.
Por cierto,que yo no estoy muy estresada,pero hoy en día,si no sueltas de vez en cuando eso de ¡Que estrés!,pues resulta que parece que no haces nada.¿Has hecho tú el dibujo de ti mismo?,porque mola un montón.

Gala dijo...

Y yo que soy una romántica empedernida... así me va.
Mira Jou, me has hecho reir con la Pretty woman y el resto de pelis que nos has relatado, es cierto que en la vida real no pasan esas cosas o si pasan con tan fortuitas e improbables como que te toque la primitiva...pero son tan romanticas!!!!jajajajaja

El caso es que si, el romanticismo ha muerto... o casi.
Yo estoy buscando un hombre del siglo XXI con alma de trovador... y el caso es que me crucé con alguno...pero oye... como esto no es una peli...el que no tiene un pito tiene una gaita..y claro, con la gaita un poema no queda tan romántico...
En fin.. creo que me quedo con mi trovador menos perjudicial... es dificil, pero oye... es un precio que estoy dispuesta a pagar...

Besitos mediterráneos, en plan vacaciones en Roma...

Dany dijo...

La conclusión es buena....es real. Por eso me detengo más en esos personajes un tanto marginales que simplemente hacen "lo que pueden"....
y eso si tiene a veces su encanto.

quimeras dijo...

creo que yo soy un poco "diferente"... mi película favorita romántica es Leyendas de pasión con Anthony Hopkins... y le sigue El Club de la pelea, la primera me parece mas cercana a la realidad de las relaciones entre los humanos, las expectativas amorosas, los desenlaces, el amor triste y nostálgico... y la última, me parece un retrato muy real de la mente masculina en relación a la mujer, su constante pleito entre lo que quiere y lo que cree que debe hacer...

quimeras dijo...

ahhh me acabo de acordar de Diarios de una pasión... ojalá existiera un amor así... pero no.

Malena dijo...

No siempre uno va al cine para empaparse de realidad. A veces vamos para escaparnos de ella.

¿Viste La rosa púrpura del Cairo?

Jou McQueen dijo...

Cris: Sin duda el romanticismo es subjetivo. Pero guardar una maleta diría yo, que es cortesía. Lo de Pretty woman es aparte... Nueve veces¿? si casi no la han dado tanto por la 1. El dibujo sí lo hice yo, un autorretrato caricaturesco. Me alegra que te gustara.

Un saludo.

Gala: Ese mal lo sufrís demasiadas. Difícil encontrar alguien que sepa occitano y más rimarlo. Pero tu busca. Que quién busca encuetra, dicen. Me alegra que te sacara una sonrisa, me basta.

Un saludo.

Dany: Pero solo a veces. En otras ocasiones es totalmente el contrario. "Personajes" nunca mejor dicho.

Un saludo.

Jou McQueen dijo...

Quimeras: Leyendas de pasión es romántica, romántica, casi en exceso. El club de la luch(pelea suena curioso aquí)es un magnifica peli. Y diarios de una pasión no la he visto. Diferente si que eres, pero ¿qué es el romanticismo?

Un saludo.

Malena: Sí, es así, pero a algunos, esas visitas al cine les afecta como una dosis de realidad que en su vida no encuentran y les pesa.

No he visto la peli que nombras, pero la veré.

Un saludo.

quimeras dijo...

Jou: Diarios de una pasion es "The notebook", la historia de la pareja donde a ella le da Alzheimer

Jou McQueen dijo...

Quimeras: No la he visto, pero prometo verla.

Un saludo.

Lila Biscia dijo...

a ver... yo soy de las taradas que se enamoran con tres palabras, pero me siento como la antiheroe femenina de las novelitas color de rosa, en donde todo termina bien.
yo no, yo sufro, lloro, me agarra la neurosis de que no me quiere, y sigo llorando y asi se van jajajjaa
me gusto este post
y el del porno, ya te lo voy a comentar :)
besoooos!

Jou McQueen dijo...

Lila: Te voy a contar un secreto; el hombre perfecto no existe. Es una quimera de muchas mujeres que siempre acaba por desvanecerse. O sea, no llores porqué no lo has encontrado... ni porqué se va, ni porqué no lo sea. o llora, si te va bien, yo que sé.

Estoy espero el comentario del post del porno, que lo sepas.

Un saludo (romántico).