viernes, 13 de agosto de 2010

Ay, Ay por el Ay.


En los días pegajosos de playa, el calor, mal aliado, golpea con humedad lo valeroso. Pero mi hija de trece meses, intenta proseguir con su autoaprendizaje sobre lo que en su futuro (porqué ahora aún no) lo llamaremos andar. Se cae, y vuelve a levantarse una, y mil veces. Sin tregua y con entrega, con ilusión y coraje. Yo, para meterme al agua no tengo tanto valor. La vida desde pequeños nos enseña que si queremos algo, debemos trabajar duro para conseguirlo. Que nada es gratis, ni el amor de una madre. Mi hija, día a día, caída a caída, me recuerda que el futuro y la eficacia, está en el esfuerzo.

2 comentarios:

Mireia dijo...

Estic al•lucinant! He arribat fins aquí començant per l'últim i la veritat, sabia que ho feies bé això d'escriure però ara veig que MOLT BÉ!.
hem de parlar, a banda del món interior que tens, has de mostrar aquest talent a més llocs. Seguiré llegint!
Felicitats i un petó!

Mireia (St Julià)

JouMcQueen dijo...

Mireia, Gracies de veritat.
M’alegra que hagis aconseguit des de el principi, arribar fins aquí. Has descobert un seguit d’anys que he plasmat en aquest escrits sota aquest pseudònim. Parlar.. parlarem, però el món interior que nombres no és res d’especial. I no crec que aquest talent, que dius i hi agreixo, arribes molt lluny. Em conformo a que et resulti agradable llegir-me. Gracies i un petó.