martes, 30 de marzo de 2010

Se abre el armario.

Hoy es la noticia del día; Ricky Martin ha declaro su homosexualidad. Me alegro por él, y por los millones de gays que aún no han proclamado la suya. Les ha aplanado el camino un montón. Me ha parecido un hecho relevante, en un mundo con excesivas cadenas. No soy seguidor de su musica, lo que hace, que tampoco siga al artista. Cada verano o casi, ha llegado algún éxito suyo, bailable en discotecas veraniegas, de esas al lado de la playa, con un vasito de ron. Siempre, en sus video clips se pegaba mucho, por poco demasiado, a unas muchachas a las que yo, ya, quisiera a ver visto, tan solo, en vivo (sino mirad la foto). ¡Dime de que presumes y te diré de que careces! A ver, si a partir de ahora su música me gusta más, quizás, se sienta más libre para crear y acabé ganando el repertorio. A ver, a partir de ahora si sus video clips me gustan menos. A mí, no preocupa con quien él, quiera pasar sus noches, espero que a la mayoría tampoco. Felicidades valeroso.

5 comentarios:

Juan José Oviedo dijo...

Para tener una estética es necesario tener una ética, ser sincero y verdadero. Es muy probable que, como dices, ahora que ha proclamado su homosexualidad antes los millones de millones de habitantes del planeta, ahora empiece a crear cosas interesantes... es decir, ya no tiene que preocuparse por el qué dirán si hago o digo...

En cuanto a la foto, yo noto una cierta expresión de asco en su cara al frotarse con la morena.

JouMcQueen dijo...

Si pero muchas veces, lo más difícil es, serlo con uno mismo.
Lo de la morena... no creo yo, que sea (la chica me refiero) para poner, por muy homosexual que seas, cara de asco. ¡El roce hace al cariño! Espero, que solo actuara.

Anónimo dijo...

Era un poco de ironía hacia el cantante... La morena... Haga lo que haga, como lo haga, creo que merece una mejor respuesta.

Yo mismo, no entré en la cuenta porque me escondo.

JouMcQueen dijo...

De qué te escondes... Y ¡viva la ironía!

Juan José Oviedo dijo...

De una conversación innecesaria. Hay gente muy insistente, gente que no entiende un NO.