miércoles, 5 de enero de 2011

Ceniza.



Sin fuego no hay humo. Por esta regla, pondríamos asegurar, que tú y yo, teníamos una hoguera.  De denso humo. De vivo fuego. De escasa ceniza. Hermosa fogata.

Quién sabe si fue, la falta de oxigeno o un cubo de agua fría quién lo apago. Extinguido, sofocado, ahogados. Muerto, muerta. Te fuiste y quedó ceniza, tú: ceniza. Sin flama, sin fuego. Sin brasa. Solo ceniza.

Pero sin fuego aún hay humo. Denso, ídem que antes. Quizás más gris, más negro, más enmascarador, más trise, más tuyo y menos mío. Pero humo, que me humea el pesar.      

4 comentarios:

Lila Biscia dijo...

más que agua, eso necesita de un ventilador!
:)

besos!

Pequeña Rock and Roll dijo...

Intenso Jou, intenso. Y cuidado que hay cenizas que queman.

Saludos

JouMcQueen dijo...

A saber Lila. Quizás, mejor, un reactor.

Un Saludo.

JouMcQueen dijo...

Bienvenida de nuevo Pequeña.
Sí, pero me dan más miedo las hogueras.
Un placer volver a tenerte por aquí.

Un saludo.