viernes, 23 de julio de 2010

Pubertad.

Circulaba por la calle como siempre, dispuesto a cazar un nuevo post. Y ha aparecido un chico ante mí, con un peinado similar a este (Este es encontrado en Google). Obvio que el rostro lo dejo de lado porqué no es lo importante, lo importante es, todo ese trabajo pelo a pelo. Trabajo echo a cera, gomina, o quizás con ese spray tan toxico que usan las abuelas.

Os confieso, que no soy tan presumido, como para conseguir un trabajo tan depurado. Lo mío es más de tipo despreocupado, aunque limpio. No se si el echo de vivir en pareja ayuda, no olvidarse de uno mismo, pero si, de no preocuparse tanto. Supongo, que esos chicos, que elaboran durante un rato largo delante del espejo y detrás, lo hacen, por sentirse mejores y para gustar más. Dudo, de que si ese pelo que va hacía la derecha, fuera hacía la izquierda, y esos que van hacía abajo, fueran hacía arriba, la chica en cuestión, notaría la diferencia, y por lo consiguiente, le gustaría menos ese chico. Yo, nunca he sido así.

La moda, es un arma muy influyente en la sociedad y una economía que mueve mucho dinero, sobre todo en las capas altas, los ricos (como casi siempre, con el dinero). Los pobres o gente humilde, intentan, como buena mente pueden imitarlos. Inmensa tontería, creo yo. Pero volviendo al peinado, a mí, lo que más me inquieta es, si esos jóvenes no se dan cuenta, que ese tiempo maravilloso que pierden frente al espejo, perdido está y no lo volverán a recuperarlo, por mucho que valga una presa (palabra casual, en la juventud de mi ciudad). Si a lo largo de su pubertad pierden dos horas diarias y la pubertad les dura cinco años (en muchos se expande hasta el infinito y más allá) eso, viene a ser unas 3.650 horas, que es lo mismo que decir 152 días y 2 horas. No os parece mucho tiempo perdido, para lo poco que se llega a ligar en esos años. Por lo menos en mi época, o en mi caso, mejor dicho. Haber si, quizás, el que se equivoca soy yo, dando tanta importancia al tiempo y tan poca a mí peinado. Si lo hubiera tirado a la basura, el tiempo, así a lo absurdo (para mí) ¿Hubiera triunfado más? Maldita pubertad, todo te sale mal.

2 comentarios:

Pequeña Rock and Roll dijo...

Yo siempre he ido en contra de las modas, aunque en mi pubertad he cambiado de peinado muchísimo, aunque estos peinados de ahora tienen mucho mérito no podría fijarme en un chico que tardara más que yo frente al espejo.
Besos

JouMcQueen dijo...

A mí, me pasa idem. No podría fijarme en un chico, sin condicionantes. Ahora perder el tiempo tampoco lo entiendo. Un saludo.